ADIF saca a concurso obras en la estación de Aranjuez por casi 3 millones de euros

Escrito por aranpress 20-02-2014 en Aranjuez. Comentarios (0)

La estación del ferrocarril de Aranjuez, con sus 88 años a cuestas sigue necesitando un poco de cirugía. Ya en 2012 acabaron unas obras en las que ADIF inviritó 2,14 millones de euros. Ahora vuelve a la carga sacando a concurso una nueva obra que rozará los 3 millones, exactamente 2.983.370. Un dinero que saldrá del 1% cultural, un programa creado por la Ley de Patrimonio Histórico Español en 1985, destinado a proyectos de conservación, rehabilitación, restauración y enriquecimiento de bienes culturales. Su duración se ha calculado en 22 meses.


Las actuaciones consistirán en la restauración de las marquesinas de los dos primeros andenes, la remodelación de los aseos y la protección de los mosaicos del paso inferior.
Estos mosaicos aparecieron durante unas obras que se llevaron a cabo en 1990, que pusieron al descubierto unos azulejos salidos del taller cerámico de Marigliano en Madrid, de estilo talaverano.

La intervención en las marquesinas consistirá en su desmonte y restauración en talleres para su posterior montaje, de modo que se las recubrirá de una placa de acero y se colocarán nuevos canalones y bajantes, que eviten inundaciones en el suelo de los andenes, como las que se han producido en estos últimos días de lluvia.
Los edificios de aseos serán devueltos a su estructura original y se procederá a la demolición de la cantina, que hasta hace unos meses albergaba el bar de la estación, por "no poseer los mismos valores formales, constructivos o decorativos del resto de edificaciones", según consta en el comunicado de Adif.
En cuanto a la protección de los mosaicos del paso inferior, se procederá a su limpieza y se instalará un nuevo falso techo para evitar filtraciones de agua que los deterioren, además de levantar los revestimientos del zócalo.

Esta obra viene a completar una primera fase que se llevó a cabo en 2012, en la que el Ministerio de Fomento invirtió más de 2 millones de euros, que sirvieron principalmente para restaurar el edificio de viajeros, de estilo neomudéjar. En aquella ocasión se rehabilitó la cubierta, los mosaicos y el artesonado de madera del vestíbulo, además de restaurarse las cinco lámparas de hierro forjado.